Diversa Eco
en Nuestro Blog

Ser Biodegradable no es suficiente.

“Productos 100% Bioedegradables” es uno de los distintivos con los que múltiples empresas ostentan su contribución en reducir el impacto contaminante en el medio ambiente. Sin embargo, como consumidores debemos de hacernos la siguiente pregunta: ¿Ok, pero en cuánto tiempo se degrada dicho producto o material que lo contiene?.

 

Para ello debemos tomar como base, que la biodegradación es el proceso por medio del cual elementos orgánicos e inorgánicos culminan su proceso de descomposición a través de agentes como hongos, bacterias u otro tipo de procesos, hasta quedar totalmente degradados.

 

En razón de lo anterior, el hecho de que un determinado producto señale en su empaque el distintivo “biodegradable”, deja en un estado de incertidumbre al consumidor, ya que el simple término no hace alusión al tiempo en el que culminará su proceso de descomposición.

 

Los plásticos convencionales tienen un tiempo promedio de 100 años para su degradación, material que permanecerá durante todo ese tiempo en los distintos ecosistemas donde desafortunadamente la mano del hombre a depositado los desechos de una sociedad consumista, haciendo afectaciones en la flora y fauna de los mismos.

 

Por tanto podemos decir que todo material orgánico o inorgánico en la faz de la tierra es biodegradable. Pero el término por si sólo, no significa que sea un producto ecológico o que aporte soluciones para reducir el impacto contaminante al medio ambiente.

 

Por lo anterior, debemos de crear consciencia y cuestionar a este tipo de empresas los tiempos y procesos en que el producto y empaques se biodegradan, y adherir la mención en su comunicación institucional o sus campañas de mercadotecnia en la temporalidad.

 

Evitando así, que se juegue solamente con un término ambiguo que no proporciona certeza en su contribución a cuidar el medio ambiente, sino que representa en muchos de los casos sólo un distintivo que hace las veces de parafernalia comercial.