Diversa Eco
en Nuestro Blog

Los productos convencionales de limpieza causan severos daños a nuestra salud.

Durante décadas la cultura de limpieza se ha basado productos líquidos en colores fluorescentes, con grandes aromas y generación de una gran cantidad de espuma y basura.

Sin embargo, ¿te has puesto a pensar, cuántos químicos se utilizan para otorgar dichas características a los productos (detergentes, limpiadores, sanitizantes, desengrasantes, etc)?.

Todos estos químicos comercializados por la industria convencional de limpieza, describen en sus etiquetas el uso de ingredientes como amonia, cloro, ácido muriático, sosa caustica, Ftalatos, triclosán, butioexitanol, entre otros, cuyas consecuencias a la salud van desde irritación en la piel, quemaduras, daño a pulmones, migrañas, asma, daños en el sistema inmunológico, infertilidad, entre muchas otras.

De igual forma la mezcla de estos productos entre sí puede incrementar su toxicidad, creando componentes químicos mucho más agresivos y peligrosos por su nivel de flamabilidad.

Líquidos que al ser desechados por el sistema pluvial producen grandes daños a nuestros mantos acuíferos y a la flora y fauna que en ellos habita.

Es importante crear una cultura en la que con el uso de ingredientes naturales, podamos mantener las áreas de nuestros hogares y negocios en perfecto estado de limpieza, pero a la vez, cuidando a todas las personas, plantas y animales que están en contacto directo con estos productos, otorgando ambientes inocuos pero con una reducción de contaminantes y sustancias químicas tóxicas y agresivas a nuestro planeta.